MUY DE PARTIDO = MUY CIUDADANOS

Hace tanto tiempo, que no se cómo empezar. Lo haré dando las gracias a todos aquellos que me han animado a retomar de nuevo este oficio de la escritura y de la opinión. Son tiempos para no estar callados, son tiempos para alzar la voz, para luchar, para correr riesgos, para ser valientes. Son tiempos para acercarse al mundo de una forma distinta. Quizás nos toque a todos escribir más que nunca, opinar y reflexionar sobre aquello que nos ha traído hasta aquí.

Retomo este blog, sin haber releído aquellos post que escribí  hace un tiempo. A veces se escribe, aunque sea para una misma porque  nunca se deja de pensar, siempre hay ideas sobre las que dudar. Los pensamientos, las ideas de cada persona tienen huellas dactilares, tienen, como un buen o mal café: personalidad, cuerpo y aroma; pueden ser dulces o amargas, solas o con leche, descafeinadas, incluso.

Las redes sociales, donde todos mostramos mucho o poco de nosotros, nos dan pistas sobre la gente y su pensar.  Estos sistemas, a mi juicio, se han convertido en canales de comunicación con demasiada paja e interferencias de todo tipo. Se vierten informaciones poco exactas y posturas ultrapartidistas que rozan el absurdo. Creo que los ciudadanos están cansados de frases hechas y de argumentarios políticos de corta y pega. La pluma de quienes tienen una opinión propia sobre lo que ocurre, se agradece cuando el colapso informativo nos empacha con discursos y frases adocenadas.

Hace bastante tiempo que los discursos de mis líderes no emocionan, no brillan, son incoloros, descafeinados. Y los de otros líderes, asustan, son tan amargos, que parecen purgas. Se han olvidado del optimismo que derrochaban en la campaña electoral y ya solo anuncian recortes y amenazan cada día con hacernos más desgraciados y con menos derechos.

Hasta aquí, lo que todos sabemos. Unos que nos mortifican cada día con nuevas políticas que empeoran las de vidas de la mayoría, y otros que se quejan a todas horas, aunque con mucha razón. La conclusión que yo misma obtengo ante la confluencia de declaraciones, es que la razón es del pueblo, de la gente.  De la misma gente que votó al PP en las pasadas elecciones y hoy no lo volvería a hacer. De la misma gente que padece y sufre sus atroces políticas y  sus crueles recortes.

¿Se equivocaron los ciudadanos y ciudadanas?  Podría decir que sí, que se equivocaron al votar a Rajoy, pero no lo creo, aunque estemos pagando un precio altísimo, hicieron lo que les parecía más adecuado atendiendo a lo que la izquierda española les estaba ofreciendo. Era necesario que los jóvenes y no tan jóvenes, viesen de que se trata la política y entendiesen por qué si hay que implicarse. Quizás ahora no se escuchen tanto las reiteradas frases: “PP y PSOE son iguales”, “Todos son iguales”.

A pesar de todo, no se equivocaron al dejar de votarnos, nos equivocamos nosotros, se equivocó mi partido cuando se negó a oír a sus bases, porque esas bases son lo más parecido a las personas por quienes luchamos. Se equivoca cuando prioriza el control de agrupaciones sobre la calidad de un proyecto político y la transparencia.

Entre las frases hechas, saboreo con disgusto algunas que se suceden  con frecuencia a mi alrededor entre quienes aspiran a no hacer nada por la sociedad, por los débiles, por los vulnerables…,  pero si a tener un “carguillo” en la organización, con el único fin de consolidar su propio ego,  porque las cosas no están para mucho más.  Es jocoso, oír a buenos compañeros míos y de otros partidos decir: “Yo soy muy de partido”. ¿Acaso hoy en día es un valor  autodenominarse “muy de partido”?.  Quizás el autodenominarse “muy de partido” sea sinónimo de “soy manejable”.  Lo que está claro es que no se puede pertenecer mucho o poco a un partido.  Ser del partido socialista, es sentirse en el sitio de las ideas, pero sobre todo se hace imprescindible dar a la sociedad algo mas de uno mismo que presencia en actos y discursos. En lugar de “soy muy de partido”, me gustaría oír  soy de esta ONG, combato y lucho por esta causa concreta, me preocupo por estas personas, etc.

Defender bonitas ideas generales y abstractas que jamás se materializan en otra cosa salvo en asistir a actos de partido, será, valga la redundancia, ser “muy de partido”, pero las víctimas de los recortes en sanidad y educación pronto tendrán caras bien dibujadas.  Me temo que algunos sólo tendrán como arma, argumentarios mal leídos.

Repetiremos mil veces que hay que participar activamente, pero muchos entenderán que ya lo hacen cuando pegan carteles o cuando ensobran votos. Sin perder la esperanza, esperamos que esos mismos algun día entiendan lo que se nos pide fuera. Porque en el PSOE abunda la buena gente,  ignorada, pero que suma, que lucha y que sostiene nuestros ideales con su buen hacer diario. Hay que oir a compañeros que no son nada dentro y son mucho fuera, y también a personas, que sin sentirse parte de una organización, y sin que puedan votar en una asamblea, son ejemplos magnánimos en nuestra misma lucha.  Sin duda, es la hora de que “el partido sea muy ciudadano”, y no al revés.

 Igualdad, libertad y solidaridad,  son palabras preciosas que se traducen en compartir y respetar unos estatutos consensuados, en debatir internamente, y en defender nuestras ideas sin complejos, pero también en ser comprometidos con lo que es justo, aunque no nos sirva para dar ruedas de prensa, aunque nos impida mirar hacia dentro y nos obligue a olvidarnos de los resultados.  Amigas y amigos,  se puede ser feliz perdiendo, cuando nos sabemos en el sitio adecuado y empleamos las formas adecuadas, y cuando sin tener que decirlo a cada hora, nos sentimos muy de partido y muy ciudadanos.

7 comentarios

Archivado bajo Politica, PSOE

Felicidad nació en el Mar

Hace unos dias pude conocer a Hapiness,  la niña que vino al mundo en una patera, y a su madre, una joven de origen nigeriano muy valiente.  Podría pasar rato describiendo el cúmulo de sensaciones que inundó mi cuerpo a ver a madre e hija en la cama del hospital,  tan solas y tan indefensas. La mirada triste de la joven madre, contrastaba con la  carita de niña sana y preciosa  de su hija, ajena a todo.   

Con este sentimiento aun en la piel,  me dispongo a hablar de este drama que tantas páginas de prensa ocupa. Hay que mirar a los ojos de una de esas personas que arriesgan su vida en el mar, hay que hacerlo para no juzgarles.

A veces al dolor de estar lejos de sus seres más queridos, se le añade el hacerlo de una forma impuesta, y no precisamente para tener una vida de sueño. Hay de todo, pero la mayoría no encuentra lo que buscaba cuando decidió iniciar el viaje. Es el caso de  muchas mujeres que no viajan solas y  que no son libres,  sino que lo hacen obligadas por mafias. Viajan extorsionadas y asustadas bajo la amenaza de dar muerte a sus familias.  Muchas caen en redes de trata, ya han sido condenadas en vida antes de llegar. No tienen otra opción. Se trata de un viaje de horror, de soledad y de miedo,  con maltrato, violaciones, y heridas hasta en el alma. 

 Lamentablemente, nos hemos acostumbrado a oír y a ver imágenes crueles.  Pero hablamos de vidas humanas,  de historias reales, de personas de carne y hueso, pobres y vulnerables, sobre todo las mujeres y los niños.

Para pocas  mujeres es una locura decidida sin más, más bien es un trayecto que las marca de por vida.  Oímos que son inconscientes, que ponen sus vidas en peligro y también la de sus hijos. Oímos que vienen a robarnos el trabajo, y que se venden por cualquier cantidad.

¿Por qué el hecho de nacer en un lugar u otro debe condenar a la extrema pobreza a unos  y dar el derecho al acceso de la sociedad del bienestar a otros?

Paradójicamente, las personas más humildes que conozco, son las que muestran más sensibilidad, a pesar de sus propios problemas.

Vaya por delante, mi agradecimiento a esa ciudadanía solidaria, responsable, humana, sensible y comprensiva, con éste y con otros problemas sociales de un mundo que pertenece a todos y a todas, independientemente de donde se haya nacido.

5 comentarios

Archivado bajo Inmigración, Mujer, pateras, Pobreza

Corazón y Política

 Cuando el corazón no late a la izquierda, cuando las palabras del alma dejan escapar algo que se pretende esconder, tras excusas de saldo, entonces se desvelan unas formas insensibles que no escapan a nadie.

El chabolismo es un problema que hay que erradicar, sería absurdo por mi parte negarlo. Admito por tanto, que es un tema muy complicado, cuya solución no depende de una sóla Institución, ni de un sólo gobernante.  

En estos tiempos más que nunca hacen falta  políticos sensibles, preocupados por los problemas de todos, pero sobretodo de los débiles.  Estas políticas y políticos creen en  la igualdad de oportunidades efectiva,  y luchan por alcanzarla cada minuto. Sobran gobernantes  abanderados de causas justas, pero hay pocos capaces de llegar al corazón de los ciudadanos.  Los que transmiten, lo hacen  con una  gran dosis de  de humanidad en las decisiones que toman,  son capaces de entender la vida en sus diversos escenarios, y lo hacen sin perder perspectiva, es decir, sin olvidar que gobiernan para todo un pueblo, una ciudad o toda una nación.

 Sería poco responsable plantear  únicamente soluciones paternalistas o asistenciales a los problemas sociales.  Algunos siguen confundiendo solidaridad con limosna.  Del mismo modo, sería cruel e insensible dejar de intervenir de forma humanitaria cuando la situación lo requiere.  Una cosa no quita la otra.

Por tanto, el problema del chabolismo o la indigencia en Motril, merece una reflexión más profunda.  El diseño de unas líneas de actuación, en las que se valoren los diversos contextos  sociales y las problemáticas individuales que les han hecho llegar hasta ahí.  Algunos han nacido ahí, entre escombros y chatarras,  jamás han tenido la oportunidad de conocer otra cosa. ¿Me van a decir que les gusta llevar esa vida?

Personalmente,  yo no puedo evitar preguntarme: ¿Tendrán frio esta noche esos niños?, ¿llevarán una dieta mínimamente aceptable?, ¿van al colegio? ,¿están vacunados?, ¿son felices?.

Ningun edil del Gobierno en el Ayuntamiento de Motril, respondió a estas preguntas en el último pleno municipal. Tampoco respondieron esas dudas ante la llamada de la Delegación Provincial que se encarga de velar por los menores. Ni un rastro de humanidad en un expediente que se limitaba a relatar la forma en la que se debería producir el desahucio administrativo.

 Otra de las preguntas que me hago es de qué sirve convertir Motril en un lugar de peregrinación santa, de qué sirve ir a las procesiones con mantilla y rosario en mano, si no nos preocupamos de las personas que tenemos cerca. Nada se arregla colocando nombres religiosos a las calles y a las plazas. Lo ideal sería poner el corazón en lo que hacemos.

La respuesta no puede ser la misma en todos los casos, pero  cuando se trata con personas y sobretodo, de menores, todas las respuestas deben tener un factor coincidente:  Humanidad sobre cualquier aspecto técnico o legal.

6 comentarios

Archivado bajo Motril, Pobreza

El día de las distintinciones

Un día común, un día como otro cualquiera, que sin embargo por la tarde podía resultar distinto por emotivo: estaba prevista y anunciada la entrega de la Medalla de Oro de mi ciudad, Motril, a dos grandes del periodismo: Carlos Herrera y Alfredo Amestoy.

Me dispuse a asistir. Organizaba el ayuntamiento. Yo soy motrileña y concejala. Pensaba que debía hacerlo. Y quería. Mi grupo, el socialista, yo incluida, habíamos votado en su día favorablemente la concesión. Era por tanto el reconocimiento unánime de la representación democrática de la ciudad la que otorgaba las distinciones. Se trataría, pensé, de un acto cívico, exento de partidismo, siquiera por jubiloso. Me equivoqué y pasé uno de los ratos más bochornosos de mi vida.

Carlos Herrera fue un caballero con un puntito de humor inteligente.  Alfredo Amestoy,  recoge la medalla entregada por el alcalde y por supuesto habló, y  mucho, de Carlos Rojas, de su familia, de su futuro político en Madrid como Ministro de Justicia, etc. y habló  más bien poco, de las maravillas que albergan mi ciudad y sus gentes.

 Me dio pena porque Motril es mucho más grande, mucho más bello y más autentico, no es ese Motril reduccionista y carca del que se hablaba allí. Hace mucho que llegó la democracia, y eso en Motril se ha notado bien.

A medida que avanzaba el discurso,  me sentía más fuera de lugar.

El ilustre periodista afincado en Motril, empezó dirigiéndose al alcalde, lo llamó hombre guapo, alto y rico, del que decía no necesitar dedicarse a la política, porque por su condición de “cuna noble”, de querer, podía consagrarse a pasear con un yate y a ser presidente del Club Náutico. ¡Qué cosas!

En mi opinión, flaco favor el que le hizo  Amestoy a Carlos Rojas dibujándole un traje con el perfil del antiguo, perenne y nuevo señorito andaluz.   Pero lo más preocupante, fue el uso peyorativo que se le atribuyó a la función política, presentándola como alternativa  para el enriquecimiento personal y no como una vocación de servicio a los ciudadanos.

Me pareció poderosamente llamativo, que el homenajeado por todo un pueblo, se dedicase a mofarse de los mismos que le estaban  reconociendo. Se burlaba de nuestro acento y de nuestra forma de hablar, y como no había ninguna otra anécdota para relatar, tuvo que narrarnos la visita  a Motril de Carmen Polo, esposa del Caudillo,  la cual decía no entender el habla de los motrileños sin traductor. ¡Pobrecita ella!

Por si faltaba algo, su referencia despectiva, ofensiva y bufonesca para con el alcalde socialista que da nombre a una de las calles de la ciudad fue buen remate de feria. Y de absoluta vergüenza propia y ajena.

Entre aplausos de familiares, amigos y miembros del PP, se sentía gracioso imitando el habla de la gente del campo durante la dictadura, y aquello, más que un discurso de agradecimiento a Motril, parecía un festival del humor, una ridícula comparsa. Hablaba de Motril como si estuviese contando chistes de Lepe.

 Alguien debería recordarles a homenajeado y a Alcalde, que ambos tuvieron la suerte y la oportunidad de ser lo que son.  Esos campesinos que para ellos eran motivo de chiste, probablemente no sabían leer, porque el marido de la que necesitaba traductor, les había negado esa oportunidad.  

Por suerte, ya hace mucho que Franco no gobierna este país, ahora lo gobiernan  Socialistas y  la educación  es un derecho consolidado para todos y todas, incluso para los hijos de los inmigrantes, de los campesinos, de los pescadores, de las limpiadoras… ¡Si algunos levantasen la cabeza!

Quizás los nietos de aquellos campesinos motrileños sean hoy periodistas como él, o concejalas del PSOE como yo.

Sirvan estas líneas para dignificar y reconocer el esfuerzo de la gente humilde y trabajadora de Motril, que tuvieron que soportar la marginación de los mismos que les negaban las oportunidades de aprender y,  sin embargo, nunca recibieron una distinción.

 

 

 

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

En la Matraquilla…

Vivimos deprisa, en un mundo donde la relación vecinal cada vez es más complicada, aumentando esta dificultad a medida  que aumenta el número de habitantes en las poblaciones.

Sin embargo, los expertos en participación ciudadana coinciden en que es fundamental que desde los Ayuntamientos se dinamice la participación, de forma que la población de un municipio no sea simple espectadora de la obra de un Gobierno, sino que participe activamente en la vida del mismo, pues este hecho está relacionado con la calidad de vida y con el concepto de ciudadanía libre y responsable.

Existen múltiples formas  para conseguirlo, y todas pasan por estar cerca de los ciudadanos, de una manera  o de otra: desde las tradicionales reuniones vecinales en los barrios, a través de formas ya organizadas como  las AAVV, hasta formulas más novedosas como son  la participación a través de las redes sociales.  En definitiva, se trata de fomentar la relación entre vecinos, e implicarles en la vida del municipio y toma de decisiones que se llevan a cabo en el municipio.

Las plazas de los pueblos han sido desde siempre los lugares de encuentro, de esparcimiento y de ocio entre vecinos, y aunque los tiempos han cambiado, es posible que hoy sigan siendo puntos de confluencia, disfrute e intercambio. Motril cuenta con varias plazas en sus barrios, y alguna de ellas cuenta además con recursos audiovisuales, como recientemente inaugurada  y renombrada como Plaza de la Coronación, antigua Matraquilla.

 Las posibilidades de uso de esta plaza son múltiples. Es evidente que se trata de un espacio perfecto para combinar el ocio de niños y  adultos, pues se puede pasear, conversar en un banco al fresco en las calurosas noches de verano, y para los más pequeños es un espacio perfecto por su amplitud y la ausencia de tráfico rodado.

 Esta plaza, sin lugar a dudas, es una de las más espaciosas de nuestra ciudad, y cuenta con un equipamiento totalmente nuevo, que atrae a los motrileños  y motrileñas  hasta a ella.

Recientemente, ha sido utilizada por el propio Ayuntamiento para celebración de varios eventos,  y en la pantalla se siguió el gran acontecimiento deportivo del año, el Mundial de Futbol, algo con lo que el PSOE estuvo totalmente de acuerdo. Sin embargo, no podemos decir lo mismo del otro  uso que recibió la pantalla ese día. El Gobierno con la plaza llena de gente esperando el comienzo del partido, concentradas en torno a esa pantalla, aprovechó los minutos previos al esperado encuentro deportivo, para hacer propaganda política proyectando un  publirreportaje protagonizado principalmente por Carlos Rojas.

Estos anuncios del equipo de Gobierno, esconden anuncios de promoción política del Partido Popular en un lugar público, pagados con dinero de todos los motrileños.

Desde el Partido Socialista entendemos, que este uso no es correcto, pues se trata de un lugar público, y la dimensión de cualquier anuncio que se haga debe estar encaminada a mejorar la vida de los ciudadanos, y en ningún caso se debe usar como medio de autopromoción política de Carlos Rojas o el Partido Popular.

Por eso, desde el Grupo Municipal Socialista vamos a presentar una moción al Pleno pidiendo que  desaparezcan los anuncios políticos y de promoción de de Carlos Rojas, que se proyectan diariamente en la pantalla de la plaza pública de la Coronación, y que  se dé un uso adecuado a este recurso de todos y todas las motrileñas, proyectando durante el día videos de interés general, culturales, de promoción turística de nuestra ciudad y los anejos,  y todo tipo de campañas de concienciación ciudadana.

Lucharemos porque Motril sea mejor cada día y para que todos sus recursos estén  al servicio de los ciudadanos.

Deja un comentario

Archivado bajo Politica Municipal, PSOE

Hasta siempre Saramago

Tengo el alma quemada
Por saliva de sapo
Fingiendo que descubro
Tapo

La palabra me infecta
Bajo la piel de apariencia
Pongo remedio seguro
Paciencia

En esta mal no se vive
Pero tampoco se muere
Cuando el ave no vuela
Corre

Quien no llega a las estrellas
Las puede ver desde la tierra
Quien no tiene voz para el canto
Berrea

 José Saramago

Mi humilde homenaje,  al hombre que decía ser pobre antes que novelista de éxito y poeta.

“Pequeño Fado” cantado por la española Mónica Molina.


Deja un comentario

Archivado bajo Música, Poesía

Gira el mundo gira…

A veces necesitamos respirar hondo, contar hasta diez y relativizar sobre aquello que nos preocupa o nos duele.  Esta canción que hoy quiero compartir con vosotros y vosotras,  recuerda lo pequeños que somos en el universo. Con su “Gira el mundo gira, en el espacio infinito…“, manifiesta la relatividad de todas las cosas, y también de nuestros sentimientos.  Aun pareciendo contradictorio, su letra también lanza un mensaje optimista  haciendo  referencia a la fuerza interior que cada uno posee  para gobernar su propia vida sin que nadie pueda impedirlo.

Me gusta esta canción, no sabría explicar mejor por qué en este momento del día me apetece compartirla con vosotros y vosotras, junto con esta frase de Antonio Porchia:

Si no levantas los ojos, creerás que eres el punto mas alto.

1 comentario

Archivado bajo Citas, Música